Google+ Followers

lunes, 3 de abril de 2017

El Último Amor de Lorca de Miguel Murillo, Gran Teatro de Cáceres

                                  





Es una profunda satisfacción ver un teatro lleno de aficionados “hasta la bandera”. Máxime si la oferta lleva acento extremeño en su génesis: (Ex3 Producciones. Miguel Murillo). “El último Amor de Lorca”, es un trágico paseo por el amor y la muerte. Teñido sin duda de esa oscura pena lorquiana y de la tragedia que rodeo la vida del mascarón de proa de la Generación del 27. La apuesta estética queda patente desde el primer instante de la representación. Todos los actores situados plásticamente frente a una escenografía de Nacho Lobato, que mixtura lo simbólico (monolito, puertas al vacío) con lo costumbrista (piano, baúl, azulejería).
La dramaturgia llega a jugar, incluso, con el teatro de títeres de cachiporra; tan querido para el granadino; autor de “La Niña que riega la Albahaca y el Príncipe Preguntón”. 
Un  teatrillo tragicómico y simbólico. Ángel y demonio. Meditación acerca de la condición humana. Homenaje a la búsqueda de ese microcosmos popular; no contaminado por lo acomodaticio del teatro burgués; practicada por el dramaturgo y poeta, que comenzaba su creación de “Don Cristóbal” con ese inolvidable: Yo y mi compañía venimos del teatro de los burgueses, del teatro de los condeses y de los marqueses…
 En este intenso epílogo amoroso, la dimensión mágica se hibrida con el populismo lorquiano, que rescata y sublima los acordes tradicionales, que eleva la voz del pueblo con el icónico “Anda Jaleo” que abre la función o juega con un solitario saxo de esencia jazzística, o seduce a la platea en un hermosísimo dúo arrabalero y de sabor porteño. La música (David Lerman) es otro de los acierto de esta propuesta. Para Federico la música fue fundamental en alguna de sus obras (Doña Rosita la Soltera, El Diván del Tamarit, Yerma). Él mismo armonizó romances populares. 
A destacar la humorística y certera interpretación de Raquel Palma, habitando la piel de la cupletista Maruja Argüelles, que desgrana la equívoca letra de “La Regadera”; ganando los aplausos del respetable con el doble sentido de este cuplé; estrenado por Julia Fons en 1907. Jose Carlos Corrales compone un poeta cercano y vitalista, un Federico llano y pleno de humanidad. Sin renunciar al aura trágica, ni dejarse seducir por ella. El actor se mimetiza en un difícil rol que le exige multitud de matices, incluso cambiar el acento; que juega con lo icónico y lo inmediato, sacando adelante un poeta amante de la vida, pasional, sin perder su condición de intelectual mordaz y satírico, obligado a ocultar sus pasiones y sentimientos. “El Ultimo Amor de Lorca” nos habla precisamente de eso, del amor con mayúsculas, incluso hasta el punto de no pensar en el peligro de una época convulsa y profética, que anunciaba un terrible futuro. Junto a Lorca desfila una comparsa de personajes históricos. Su amor postrero: Juan Ramírez Lucas (Miguel Pérez Polo). Margarita Xirgu (Concha Rodríguez), interpretando a la actriz fetiche del poeta y Otomiel Ramírez Lucas, recreado con gran humanidad por Javier Herrera, la directora del club de teatro Anfístora, Pura de Ucelay (Ana Franco); el actor Andrés Morales (Rüll Delgado). Acertada la apuesta estética para el juego de luces (David Pérez) que contribuye notablemente al desarrollo íntimo y terriblemente  humano de la historia. 


José Antonio Raynaud dirige un hermoso y contundente texto de Miguel Murillo, un texto atemporal, reivindicativo, teñido de fatalismo, pero que ofrece la esperanza de una luz al final del túnel. La historia de Juan Ramírez Lucas; ocultando hasta el último instante su historia; deja un mensaje nada complaciente para esta sociedad. El montaje de “Ex3 Producciones”, recupera acertadamente vestuario de la época de la mano de Pepa Casado, que adapta trajes de Armani y Gucci para insuflar de vida ese dandismo lorquiano, no reñido con la visceralidad y el desgarro vital del autor. Una excelente producción extremeña que comienza su travesía por los escenarios.

Lo mejor: Ver un teatro lleno sin que se precisen personajes conocidos de la “tele”, con propuestas extremeñas.

Lo peor: Los (comprensibles), pero excesivos aplausos que rompían  el tempo dramático.
Que un palco de visibilidad escasa y sonoridad reducida, valga lo mismo que una butaca de patio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.