Google+ Followers

miércoles, 21 de junio de 2017

XXXIII Edición del Festival de Teatro Clásico de Alcántara

    







 Con la nueva dirección de Montaña Granados, comienza otra etapa del Festival de Teatro de Alcántara. El dia 2 de Agosto inicia el festival el “Teatro Clásico de Sevilla” y la multigalardonada versión  de Hamlet (ocho galardones) en los premios. Detrás está la mano experimentada de Alfonso Zurro, pasado por al tamiz de Leandro Fernández de Moratin, donde el joven príncipe danés, es más resuelto y menos dado a los aplazamientos. Amparándose en una espléndida escenografía este Hamlet te lleva a su terreno y te encarcela. No en vano el escenógrafo es del mismo de “La Estrella de Sevilla” o la celebrada “El Buscón”: Curt Allen Wilmer, que recrea en juego de espejos circular el castillo de Elsinor. Para este visceral príncipe utiliza una pista que cambia de color. Un montaje donde se ama la plástica y la poética visual tanto como el certero texto que en la voz de Pablo Gómez Pando, de una versatilidad generosa, se magnifica y se llena de recursos. 




Estamos ante un texto reinterpretado con mucha libertad, que a asombrará a los “canónigos”. Un príncipe que escribe en su libreta y describe su entorno vital, arropado por la iluminación de Florencio Ortiz y un atemporal vestuario para este ambivalente Hamlet. Una de las mejores propuestas del Festival, afrontada desde la empresa privada (Ahí queda eso)



El 3 de Agosto es el momento para “Misterios del Quijote”, la invitación de Rafael Álvarez, ejerciendo de contemporáneo juglar con su tesis sobre el “más ingenioso caballero que vieran los siglos”. Un espectáculo con toda la magia y el saber hacer del actor que desglosa sus imaginarias aventuras con su distanciación “brechtiana” (ya marca de la casa), donde dialoga, interactúa e improvisa sobre los textos, mezclándolos a su conveniencia para elaborar una teoría mudéjar sobre la autoría del cervantesco personaje. Los seguidores del “brujo” saben lo que van a encontrar: riquísima gestualidad, verbo poliédrico, inflexiones vocales, morcillas sobre temas del momento mixturadas con texto clásico, que el bululú cordobés ha convertido en su sello personal. El espectador le acompañará por la manchega llanura, velará armas, verá a los engrilletados y a la “sin par” Aldonza Lorenzo, para terminar con una propuesta sobre la misericordia como arma. Acompañado de la música de Javier Alejano y melodías arábigo-sefardíes. Una gozada para el espectador avezado.



Para el día 4 de Agosto, la versión de un “clasicazo”ajustada por la pluma de Miguel Murillo, llega de la mano de “Amarillo Producciones”, que transmuta el siglo XVI en el XI. Un Don Juan que escapa de las alacenas del olor a rancio de la mano de Pedro Antonio Penco, con cambios en los textos y en el concepto maniqueo de los personajes. Vestuario de Lusa Santos para una escenografía modular. Con Guillermo Serrano, Ana Batuecas y Memé Tabares.


 
Calderón visitará el Conventual de San Benito el 5 de Agosto con “Eco y Narciso”. Una fábula escrita por el poeta romano Ovidio, en un texto escasamente conocido del dramaturgo madrileño. La historia de Narciso, criado lejos de la civilización y su enamorada Eco, precisarán de la intervención de los dioses para “deshacer” el entuerto. Lara Grube y Manuel Moya, encabezan esta versión del mito que ofrece la Compañía “Miseria y Hambre” en un espectáculo festivo y alegre, en una Arcadia no tan lejana. Una reflexión sobre la imagen.

TNT/ El Vacie, presentan su “Fuenteovejuna” el 6 de Agosto. El colectivo de mujeres gitanas pone en pie el clásico inmortal dirigida por Pepa Gamboa. Un reparto que es una verdadera “pirueta” a juicio de la directora. Un montaje reivindicativo en el  que algunas de las intérpretes aprenden los papeles de forma oral, ya que no saben leer ni escribir. Tras su éxito con “La Casa de Bernarda Alba”, esta nueva propuesta pone a la mujer, de nuevo, como protagonista, como “quejío” de injusticias sociales y vidas durísimas que se olvidan durante los instantes de la representación. Unas mujeres que han crecido; humana y artísticamente; desde su anterior propuesta. Un único “payo malo” (David Montero) junto a Rocío, Lole, Carina, Sandra, Ana, Pilar y Puny llegan desde la dureza de sus vidas, de su realidad a la ficción donde alzan sus voces ¿quizás espejo de la realidad? Con una fuerza telúrica avasalladora. Contra la injusticia. Una revolución en las tablas que se traslada al mundo real. Entre las ropas de un mercadillo y las canciones lusas, surge un grito unánime contra la injusticia, contra los abusos de poder. Así sea
 



Laurentzi Producciones acerca a los textos más conocidos del bardo de Avón y del autor del Quijote. Shakespeare y Cervantes hibridados en una fantasía teatral dirigida al divertimento didáctico. En esta libérrima comedia los personajes, y las situaciones de los dos dramaturgos son mixturados. Francisco Panza anda a la busca de su hermano Sancho. En su camino se va topando con personajes de “Maese Pedro, el Titiritero”, Dulcinea o Ginesillo de Paradilla o Mardonio “el roto de la mala figura”. Nerea Ariznabarreta, Na Gomes, Diego Pérez y Txema Pérez, bajo la dirección de Lander Iglesias, manejan marionetas y fantasmas que surgen desde un tomo con extraño acento. Se trata de Hamlet y Falstaff, entre otros, lo cual mosquea a Francisco, hasta que descubre toda la verdad en el libro “El hermano de Sancho de Pierre Menard". Entremés, títeres, clow y toda la magia del teatro, sobre dramaturgia de Alberto Iglesias.


Ya era hora de ver por estos lares a los iconoclastas ronlalianos. La propuesta de la compañía Ron La Lá es divertida, satírica y respetuosa con los textos (como todas sus propuestas anteriores). La compañía que mixtura el clown con los textos áureos, el musical, la sátira, la screwball comedy o el esperpento (si se tercia), ya posee una pátina de calidad para el aficionado, que conoce el nivel y originalidad de sus licitaciones. “Cervantina” es un paseo por algunos de los mas ingeniosos textos del manchego. La Gitanilla, El Celoso Extremeño, Rinconete y Cortadillo, etc, permiten a los "ronlaleros" extraer todo su arsenal sobre la escena, para regalar uno textos universales, atemporales y enriquecidos, donde el talento y el humor (en su vertiente más inteligente), se derraman sobre el escenario. A través de los diversos cuadros se van mostrando la enjundia de los textos cervantinos. Destacar la dicción y timbre agradecido de Iñigo Echevarria y la vis cómica de Daniel Rovalher. Los ronlaleros se lo guisan y se lo comen como  han hecho en todos sus excelentes espectáculos (En un lugar del Quijote, Siglo de Oro, siglo de ahora), cantan, bailan, disfrutan bajo la dirección de Yayo Cáceres. Y de paso hacen disfrutar al público que no olvidará el estribillo:

“No hay vacuna ni aspirina, que cure la cervantina"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.